martes, 25 de mayo de 2010

Fotografía en el Farolito

Recientemente asistí a una exposición de fotografía en el Centro Cultural Español ubicado en Barrio Escalante.

Talía Rangil en cada una de las fotos, refleja un retrato de la realidad en diferentes ciudades, urbanas, marginales, rurales.  Nos muestra a lo que lleva la globalización en muchos pueblos alrededor del mundo: pobreza, desempleo, mendicidad y más.  Algunos paisajes lúgubres pero hermosamente retratados, otros simplemente nos muestra un trozo de la ciudad como las vías del tren en una ciudad europea.

 
Les transmito dos de los textos exhibidos en las paredes de la expocisión muy reflexivos
por Italo Calvino en "Ciudades Invisibles"

" La ciudad no dice su pasado,
lo contiene como las líneas de una mano,
escrito en los ángulos de las calles,
en las rejas de las ventanas,
en los pasamanos de las escaleras,
en las antenas de los pararayos,
en las astas de las banderas,
surcando a su vez cada segmento por raspaduras,
muescas, incisiones, cañonazos ... [...] "

" Para establecer las relaciones que rigen la vida de la ciudad
los habitantes tienden hilos entre los ángulos de las casas,
blancos o grises o blanquinegros
según indiquen relaciones de parentesco,
intercambio, autoridad, representación. 

Cuando los hilos son tantos,
ya no se puede pasar entre medio,
los habitantes se van:
se desmoronan,
solo quedan las casas
y los soportes de los hilos [...] "



 
"...Retratada y recogida en una exposición fotográfica, la (Ciudad) se presenta entre paréntesis no por casualidad. Talía Rangil Escribano, arquitecta y fotógrafa, ha querido fotografiarla a partir de detalles
no necesariamente agradables o en los que hubiésemos reparado, sino más bien, detalles de cemento y vidrio, detalles sin sentido, que nos sugieren problemáticas más amplias y contundentes. Una bala enfrascada en la fachada del edificio, un desconchón, una escalera que no se sabe a dónde va, calles intransitables, lápidas de cemento, una cancha de baloncesto imposible de alcanzar, etc. nos preguntan si los espacios en los que vivimos son realmente habitables, cómodos para el desempeño de la existencia."


"Talía, viajera y realista, nos dirige hacia los rincones más despersonalizados de la ciudad, espacios inapropiados por los ciudadanos que la habitan. En este caso, la artista utiliza el medio fotográfico como denuncia del espacio deshumanizado, que no es otra cosa que una denuncia a su otra profesión: la arquitectura; una arquitectura deslocalizada y globalizada, pues no importa la ciudad que sea, ni el continente al que pertenezca."

Referencia Centro Cultural Español .

lunes, 24 de mayo de 2010

Cómo divertir a una piedra -Poeta Richard Shelton-

Hablando de poesía, mi género favorito en el catálogo de las letras, me encontré este interesante poema de un autor estadounidense, un gran maestro de la literatura, con una visión humana admirable, quien a su vez es el fundador de un programa de talleres en la prisión del Estado de Arizona desde hace más de treinta años.

En un ejemplo sencillo, este poema a continuación, deja ver que la poesía no es siempre escribir sobre amores perdidos, amantes o luchas sociales, sino más bien un juego, cual chicos que revolotean con la fantasía y la magia de las palabras.

En ocasiones ésta se construye sin seguir las reglas de la lógica, mejor aún, burlándose de ellas. ¿Cómo escribir poemas de desenfadada y juguetona belleza?

A continuación este poema de Shelton:

Cómo divertir a una piedra

Dele órdenes a las piedras en voz alta
o hábleles
a la izquierda del silencio
o cánteles una canción de amor en inglés
que no responderán

Escriba una carta
confensando todos sus pecados
póngala bajo una piedra
déjela ahí tres meses
y cuando vuelva encontrará
una carta sin abrir y sin leer.

Las piedras tienen un sentido de la dignidad
más grandes que los reyes
un sentido del honor
más fuerte que los amigos

Las piedras se cumplen como profecías
son tendenciosas como la lluvia
y tienen un sentido del humor
demasiado sutil como para comprenderlo

Lleva mucho tiempo divertir a una piedra
primero hay que capturar una
llevársela
aprisionarla con cemento en una pared
la piedra no se quejará
sólo queda esperar

Y años después de que usted se haya ido
debajo de otra piedra en la que
algún extraño habrá tallado su nombre
el cemento de la pared se romperá
y la piedra que usted capturó
caerá al suelo
divertida y libre
y volverá a su casa

Referencias: http://www.richardwshelton.com/
                       http://www.wikipedia.org/
                 www.dificildejuglar.com/

domingo, 23 de mayo de 2010

Acerca de la enseñanza de la sexualidad en los niños - Derechos de autor-

 Juan
Hola, soy Juan, tengo... bueno, ya ni sé, creo que entre 9 y 11 años. A veces no sé ni como soy, un poquito niño, un poquito grande; en ocasiones creo saber muchas cosas y me gusta mucho jugar con mis amigos; en ocasiones me entran unas grandes ganas de pegarles a mis compañeros y hermanos y así demostrarles lo fuerte que soy.  Es como una forma de no hacerme "marica", porque a es le tengo miedo, a esos hombres que se visten de mujer o que andan como afeminados, les tengo miedo pues no sé porqué sucede y yo, para serles honesto, en ocasiones siento tanto miedo en el cuerpo, por la noche especialmente, y me dan muchas ganar de llorar... en realidad, para ser sincero, quiero llorar como un "mariquita" y el susto es que alguien me encuentre, sobre todo mi mamá, pues se pone a consolarme y eso no me gusta.  A veces siento que soy como ella y eso tampoco me gusta.

Papi como que todo lo sabe y me pregunta mucho sobre cómo estoy, que si me gusta el futbol, que si me gustan las nenas.  Yo siento que debo decirle que sí y es cuando él entonces me agarra muy fuerte, como para demostrarme su amor, un amor que duele, porque me aprieta muy fuerte. O me golpea en la espalda o me despeina.  Eso sí me molesta: que me despeinen, pues ya me gusta mirarme en el espejo, ponerme gel y parar los pelos de mi cabeza.  Mi mamá me regaña porque dice que gasto un tarro de gel por semana, pero yo sé que me veo bien.

Pero siguiendo con el cuento de mi papá, él me dice que debo ser hombre, que no me ponga débil como mamá o como las mujeres, que tengo que ser hombre, y me lo repite una y otra vez. Y es que a él nuncalo he visto llorar, ni cuando se murió su papá.  Todos en su familia gritaban, pero él no, y la gente le decía que era
un buen hijo porque de esa forma ayudaba para que su mamá no se sientiera mal.  El, a veces, casi no le hablaba a mi abuelo, pero dijo que le iba a hacer falta el "viejo".

La cosa es que tengomuy pocos encuentros con mi papá, él trabaja mucho y casi no lo veo.  En ocasiones llega por la noche como enojado y no me habla ni me saluda, está como pensativo.

Mamá ni se le acerca y nos dice que nos vayamos por allí para no molestarlo, pero nadie habla, Dios guarde, y así, como de lejos, mi mamá le pregunta si quiere comer; a veces responde y va a comer, a veces solo se queda como ido, yo me asusto un poco y pienso que estamos sin dinero, porque de otra manera no estaría tan ido, me da pena no poder ayudarlo o trabajar.  ¡Qué tonterías pienso!

Mi hermano es un necio, me pide que le dé dinero -ni loco le pide a mi papá, porque seguro lo mira feo, como torciendo los ojos-, diciéndome con su mirada que si hablo me pega; y si no le doy el dinero probablemente me golpea o me agarra del cuello hasta hacerme llorar, y si lloro me dice "marica", y así yo me aguanto, pues no quiero ser marica, y tengo que darle el dinero que me ha costado ahorrar para poder comprarme las postales que cambio con mis amigos.  Tener hermanos grandes, sobre todo de esa edad, es como una pesadilla.

Pero volviendo a mi papá, yo siento como que está triste o preocupado, como si quisiera llorar, porque es lo siento en el ambiente.  Pero no sucede nada, sólo se queda ahí, y luego se va a acostar.

Mi cuerpo está cambiando mucho, aunque no creo que tanto como el de mi hermano Luis, del que les hablé que me pide dinero cuando papá se queda callado.   El ya tiene 14 años y, a veces, sólo quiere estar debajo de las cobijas , como que pone los ojosen blanco por las mañanas y no se quiere levantar.  Yo duermo al lado de él, me levanto rápido, me meto en el baño y, cuando salgo, ya anda Luis por ahí, golpeando puertas y gritando; entonces, es cuando mi mamá se enoja y lo regaña y se arma el caos en la casa.

Todos gritan, se gritan; yo solo llego, desayuno y me voy para la escuela.  La verdad es que en la escuela la paso mejor con Oscar, Miguel y Luis, pero otro Luis, que no es mi hermano.

Con mis amigos juego al futbol en los recreos o intercambiamos postales.  A veces jugamos a molestar a nuestras compañeras, pero lo más divertido es estar entre nosotros, sólo los hombres.

Esos son mis días, pero los de Oscar son bastante diferentes: él llora mucho y nos dice que extraña a su papá, que se fue sin decirles nada.  Eso pasó cuando él estaba en segudno grado, su mamá lloraba mucho y les gritaba groserías; luego, me cuenta que no lo volvieron a ver ni supiero más de él.

Oscar dice que su mamá llora mucho por las noches, y que tuvo que volver a trabajar como secretaria (ella había estudiado para eso).

Osquillar (como le decimos con cariño), a veces, llega con mucha hambre al colegio, porque no tiene merienda ni dinero.  Yo siempre llevo algo extra para darle.  Me da lástima, y es de los mejores amigos que tengo, jugamos y me presta sus cosas todo el tiempo.

Cuando voy a la casa de Oscar, casi siempre no hay nadie, la casa está sola y ahí nos sentimos a nuestras anchas haciendo lo que queremos.  Sus hermanas salen más tarde, son mayores que él, están fuera todo el tiempo y aparecen minutos antes de que llegue su mamá y entonces hacen como que cocinan o arreglan la casa.  Por lo general no les gusta que yo esté ahí.  Su mamá, por el contrario, me quiere y me invita a comer, pero mi mamá me ha dicho que no ande metido en las casas ajenas, así que casi nunca puedo aceptar y me regreso rapidito a mi casa, que queda muy cerca.  Ese tiempo que pasamos juntos después de la escuela es para jugar y muy rara vez para hacer alguna tarea.

Luis, últimamente, nos está metiendo en problemas.  Un día llevó unas revistas que cuando las vi sentí mucho susto y una curiosidad que no había sentido antes.  El dice que las encontró en el cuarto de sus papás, que a su papá se las regalaron.  En la revista salen mujeres negras y rubias y pelirrojas totalmente desnudas.  Yo no sabía que los pelos de allá abajo eran como del color del pelo de las personas.

Cuando dijimos eso, nos dio un ataque de risa que casi no parábamos de reirnos y no podíamos hacerlo fuerte porque estábamos en la casa de Miguel (el hermano de Miguel es muy enojón, está en la Universidad y de vez en cuando aparece por ahí).

Pero el que más molesta, y nos pide que lo dejemos estar con nostros, es el hermanito que está en primer grado, "es un verdadero pegoste", es decir, molesta y molesta y si no lo dejamos, nos acusa con su mamá o con el hermano grande.  Este hermano, es hermano de Miguel por el lado de su mamá (porque no es hijo de su papá, sólo de su mamá).  ¡Qué raro! ¿Porqué será que cuando uno se hace grande se enreda tanto ? Yo, la verdad es quiero estar feliz y contento con una esposa bien guapa, como las de las revistas... ¡Si señór, como las de las revistas! ¡Qué tonto soy! si después me caso con una gorda...

Siguiendo con las cosas que nos enseña Luis, las mujeres de la revista me dejaron soñando unas cosas rarísimas por las noches y durante el día, pensando como que yo podía tocarlos y besarlas y como comérmelas... Pero ¿de donde saco tantas ideas?  La cosa es que, el otro día, Luis nos llevó a su casa, en donde por supuesto no había nadie, entramos a internet, puso una dirección y salieron cosas que me hicieron abrir los ojos de asombro, Miguel nos dijo que eso era malo, que se llamaba pornografía, que a uno le pegaban y lo castigaban si sabían que estábamos viendo eso.  Oscar se puso rojo, rojo y no dijo nada.

Luis nos regañó y nos dijo que esa era para los hombres, y siguió pasando, hasta sonido tenía.  Había hombres y mujeres, unas gritaban, eran como quejidos, los hombres encima de las mujeres, muy clarito, yo lo veía todo, pero les puedo jurar que no entendía nada, realmente nada, sólo sentía un hormigueo, ganas de llorar, pero no podía dejar de ver.

Del libro Como enseñar sexualidad,  Margarita Murillo Editorial Pax, p.65

--/--

miércoles, 5 de mayo de 2010

Que onda con nuestros sueños

Análisis medio psico extraño.
--*--

Cuantas veces he soñado que estoy en una situación fuera de control, o de mi alcance y mi voluntad.

Y ¿ Qué importa? Dirán algunos, pero el echo de entablar relaciones con desconcidos, que ni siquiera existen en la vida real o es probable que jamás lleguemos a conocer, lugares inconcebibles, tratados de una manera que no sería la forma usual con que uno, particularmente como individuo lidia con el día a día.

Y la verdad y pensándolo con detenimiento, es perturbador para una mujer de treinta y resto años, hiper-organizada, quien todo lo tiene bajo control, con inventario de sus mínimas cosas, libros para devolución, libros que no te han regresado, citas, conversaciones, amigos(as), los niños, esposo y mascota, los dichos "en caso de" que alguien nos pregunte algo, o nos ofenda, o nos alabe.

Lo extraordinario de los sueños es que en esa dimensión el control no existe.  Y no importa si eres extrovertido o no,  si eres hablador o silencioso y aparte, conservador, libertino.   Los sueños se encargarán en complicidad con tu cerebro para ponernos en situaciones extrañas, reaccionando de manera que no lo harías en el mundo real, conversaciones con gente con la que jamás hablarías en el presente.

Estas actividades nocturnas nos suelen deparar noches muy activas mentalmente y despertamos con la sensación de que nos fuimos de fiesta, de parranda o cualquier cosa menos dormir bien.

Al final, si alguien quisiera sacar alguna enseñanza de estas burdas historias, el cerebro nos prepara para enfrentar la vida diaria, a tolerar en el presente las situaciones y problemas reales que deporsí muchas veces se tornan difíciles y extrañas también.  En otros casos, simplemente, ellos nos evocan a depurar el corazón de tanta "chatarra" que nos han guardado o hemos almacenado ahí.

martes, 4 de mayo de 2010

Las fotografias -Parte II-

" Isabel y yo, pequeñas, con miedo y timidez nos apuñamos en el otro sillón encogidas de hombros y sin chistar siquiera. La mujer, nos veía con el rabito del ojo con un tanto de descaro de señora corriente."
   Del cuento "La mujer y el silencio"

Continuando con el tema de la fotografía, en esta sección se trabajó un efecto en la primera toma de la niña.  Debo confesar que hago esto por afición sin formación académica en el campo.  He querido retratar varios "instantes" de la vida como decía en mi artículo anterior.  Espero les guste.



Titulo: niña en celeste


Don Juan, Pulpería rural.
















Plane Crash


lunes, 3 de mayo de 2010

Fotografías

La fotografía es el arte de capturar un momento en el cosmos, en el ser humano, los animales, la naturaleza,  como el parpadeo de una estrella en el espacio.  Estos momentos mágicos e irrepetibles que depara la vida. 

La fotografía de cada artista es única, representa la pequeña lupa con que un fotógrafo profesional o aficionado ve ese objeto o persona, es su visión particular del universo y que luego es compartida con el resto de la gente. 

Aquí les regalo algunas de mis visiones de la vida.




Señoras conversando -Barrio Cuba-




-Muchacha-




Mascaradas -Curridabat-